Ir al contenido principal

Camino al mundo real . Parte 1

Muy buenos días Nurses,

Tras mucho tiempo desaparecida —soy la ocupación en persona, qué le vamos a hacer— me animo y vuelvo a escribir en este blog tan olvidado. Con tanto que hacer se me estaba olvidando lo mucho que me ayuda escribir, desalojar mi mente de todo aquello que de un modo u otro necesito contar, expresarme y explicar las situaciones tal y como las vivo, como las siento, para tratar de ayudar, que os sintáis reflejados o contaros alguna realidad que quizás desconozcáis del todo; así que en un día como hoy, voy a intentar retomarlo con la mejor de las intenciones.

Como novedad, sobre todo para los que hayáis leído algo aquí anteriormente, le he dado un giro al título y al aspecto. Lo del nombre simplemente es porque me di cuenta de que tenía un error gramatical (mucho inglés, que queda muy "cool" y tal pero mira, las cosas que nos pasan a los que tenemos el famoso nivel intermedio en el idioma). En cualquier caso errar es humano, reconocerlo también, así que ya está solucionado, nos quedamos con nuevo nombre. Lo del aspecto es porque nunca estuve contenta del todo con el que le había puesto cuando lo inicié, por eso pasado un tiempo cambié algunas cosillas, pero tampoco me acabó convenciendo realmente, y ahora con el nuevo cambio creo que he dado más con lo que estaba buscando.

Dejando a un lado los aspectos logísticos, voy a lo que realmente os quería contar.  Como me he puesto a escribir, y me he enrollado como siempre, me ha salido una pedazo de entrada que no va a leer ni el tato, así que he decidido separarla en dos post para amenizar un poco. El tema principal es uno muy MUY enfermeril y matronil, algo por lo que estamos pasando prácticamente toooodos los sanitarios de este país. El difícil salto al mundo laboral. Se trata de pasar de tu propio mundo en el que te imaginas que las cosas tienen que estar regular ahí fuera, al mundo en el que vives lo REALMENTE mal que está todo. Vaya batacazo, ¿eh?, dónde quedó aquello que decían, "antes de acabar la carrera ya tenía contrato"... qué tiempos, ¿volverán algún día?.

Este blog surgió como necesidad de compartir mi experiencia con el estudio del examen EIR, la complicada elección de plazas, sentimientos y situaciones vividas en la residencia... Desde entonces ha llovido mucho (2 años y medio dan para largo), finalmente terminé la residencia y ahora puedo decir a viva voz que ¡SOY MATRONA!. Si señores, no diré que fue fácil, pero si puedo decir que mereció la pena. Desde entonces mi vida ha cambiado bastante, en lo personal y en lo profesional, y aunque he vivido experiencias para olvidar, también tengo momentos maravillosos grabados en la mente, y sobre todo, muchas ganas de seguir avanzando y comerme el mundo a pesar de todo.

Cuando estás a punto de acabar tu periodo formativo, lo primero en lo que empiezas a pensar es en tus oportunidades laborales, si te podrás quedar en tu ciudad, en tu comunidad, en tu país... Es ahí donde tienes que plantearte seriamente si estás dispuesto a movilizarte o si por lo contrario te vas a conformar con lo que te den cerca de casa, si te dan algo. Creo que ninguna de las opciones es mejor ni peor, simplemente depende de cada persona y de sus circunstancias, yo solo puedo decir que en mi caso tenía claro que me iría allá donde el trabajo me llamara. Y así fue. Casi un mes después de acabar el contrato de la residencia recibí la primera llamada de bolsa en la que me ofrecían un contrato bastante lejos de casa. Si, a 1000 km aproximadamente de mi hogar. Eso de la palabra hogar estoy pensando que me podría dar para otro post —lo mismo cae—. Pero volviendo al caso, apenas estábamos recomponiéndonos de nuestra boda cuando tuvimos que irnos con el coche cargado hasta las trancas a tomar viento de nuestra ciudad natal a empezar nuestro futuro juntos, sin saber cómo saldría, que nos depararía después, ni na de na. Ah, mi marido, mi gata y yo. Eso de irse con Peplau (ese es su nombre, ¿os suena? jeje) en coche tan lejos fue una aventura que si me pongo a contarla podemos llorar todos, y no es plan.

Los que habéis pasado por situaciones parecidas os podéis imaginar lo que todo esto supone. Para no dilatarme más, hasta aquí dejo esta primera parte, en poco colgaré la segunda donde terminaré de explicar mi primera experiencia. Espero que os gusten ambos post y que os puedan servir de reflexión, o si no al menos, para divertiros un rato con mis desgracias.

Buena semana, ¡y no olvidéis ser muy felices!

Entradas populares de este blog

Cómo elegir plaza de Matrona

¡Hola compañeros/as! Ya queda nada para el EIR 17 y con él el momento de decidir qué hacer con nuestra vida si cogemos plaza. ¡Vamos a hablar de ello!.Como sabemos no es un examen justo en absoluto, pero es al que nos tenemos que atener de momento si queremos formarnos como enfermeras especialistas en España. Afortunadamente ya queda muy poco para que el disgusto y los nervios pasen, aunque lo que nunca debemos de perder es la ilusión y la emoción por todo lo que hemos vivido y aún mejor, por lo que nos queda. Empezarán a verse los afortunados/as de conseguir una plaza en menos de lo que os imagináis, por lo que ya seguro que habrá más de uno/a dándole vueltas a la cabeza, entre que estudiáis una asignatura y otra, sobre el momento de la elección de las plazas, cuando os toque presentaros en el ministerio a pulsar el "Enter" que tanto os merecéis.



He comprobado que todos los años los nuevos residentes tienen siempre casi las mismas dudas sobre qué hospital elegir y en qué cri…

Traumas perineales y cómo evitarlos

En el anterior post hablábamos sobre las episiotomías, sobre qué porcentaje es el recomendado, qué actuaciones se están llevando a cabo en España, cómo cambian las tasas según el lugar, etc. Hoy hablaremos de qué podemos hacer por nuestra parte las mujeres —con colaboración si es necesario o si se desea de la pareja—para no solo evitar una episiotomía (aunque tenemos que tener en cuenta que aquí no solo influyen factores maternos, también están los de sufrimiento fetal), sino para evitar también los temidos desgarros y sus consecuencias.
Sí, es lo que estás pensando, vamos a tratar el tema del Masaje Perineal, además de explicar algunos conceptos que nos ayudarán a entender todo mejor.




Cada vez hay más estudios que relacionan el masaje perineal con la prevención de traumatismos perineales y su efectividad según se realice en primeros embarazos, en segundos, si se realiza con un tipo de aceite u otro... es un tema que permite un amplio catálogo de estudios aleatorios, que por otra par…

Cesárea y Episiotomía: ¿Grandes enemigos?

Esta mañana vamos a hablar sobre dos de los grandes temas de la obstetricia, y sobre qué supone ésto en nuestro país. Éstas son: la cesárea y la episiotomía.  



La idea ha surgido tras leer algo que me ha parecido interesante, es un estudio de Rafael Vila-Candel que podéis encontrar en la revista de Matronas Profesión (lo podéis leer en este enlace: https://goo.gl/bgMDSo) donde se ha observado que las mujeres lectoras de su blog —que trata sobre embarazo, parto y lactancia—, eligen éstos dos temas principalmente en sus búsquedas. Podemos pensar fácilmente en estos dos acontecimientos como complicaciones comunes de cara a un parto, y más aún si el público que accede a esta información no es sanitario, por lo que, aunque sea un tanto difícil extrapolar lo que concluye este estudio a toda la web, no sería de extrañar que realmente ocurriese ésto en la mayoría de las redes que encontramos relacionadas con la maternidad.
Nos cuenta el estudio que un 69.8% de las mujeres que consultaron esto…

Autora

Mi foto
María José Avila Perez
Enfermera y matrona. Amante de los viajes, soñadora nata y coleccionista de pequeños detalles.

Sígueme por Email